En el año 2015 se cumplía el XL Aniversario del asesinato del soldado de la Agrupación de Tropas Nómadas Ángel Moral Moral, ocurrido el 10 de mayo de 1975 en tierras del Sahara. Por dicho motivo se tuvo la feliz idea de adelantar la celebración de nuestra Yemaa a una fecha que coincidiera aproximadamente con el aniversario de su muerte.

Puesto en contacto con el Jefe del Estado Mayor del Ejército, le pareció muy bien la idea que van a desarrollar en próximos actos del día del Veterano y nos prometió su apoyo para la realización del nuestro.

Ángel estaba cumpliendo su servicio militar en la Agrupación de Tropas Nómadas del Sahara y había salido con una patrulla al mando del teniente Antonio Fandiño Navarro. El día 10 de mayo de 1975 cuando ya se había establecido el campamento para descansar, los soldados nativos de la misma patrulla sorprenden al centinela, lo reducen y entran en las tiendas donde descansan los oficiales y la tropa; a culatazos y golpes van reduciendo a los españoles, el soldado Ángel Moral Moral que intenta alcanzar su arma para defenderse de la agresión es abatido a tiros.

La celebración del homenaje se celebraría en los días 7 y 8 de mayo en Quintanilla del Agua (Burgos), pueblo natal de Ángel, y en la capital de la provincia.



Al mismo tiempo y como complemento a los actos a celebrar, se monta en el zaguán del palacio de Capitanía General, una exposición de fotografía y algunos uniformes de las Tropas Nómadas del Sahara. Se mantuvo abierta desde el 5 al 8 de mayo, con una afluencia de público modesta pero continuada.

El 6 de mayo sale un autobús de Madrid con destino Burgos, llevando a unos 60 nómadas que iban a participar en los actos programados. Hubo un vino de encuentro en la Residencia Militar, para que los nómadas estrecharan lazos de amistad, aspecto muy convenientes pues los integrantes de esta Hermandad que, distribuidos a lo largo y ancho de España, solamente tienen esta oportunidad al año para verse e intercambiar información y noticias, como hacían los saharauis en las reuniones alrededor de los pozos. Hay que resaltar que a esta reunión acudieron cuatro componentes de las patrullas Pedro y Domingo, tenientes Fandiño y Sanchez Gey, sargento Sobrino y soldado Arroyo, para rendir homenaje al soldado Ángel Moral, componente de la patrulla Domingo y muerto en acto de servicio.

El día 7, de mañana, nos trasladamos a Quintanilla del Agua, pueblo donde nació Ángel, y donde se oye una solemne misa funeral en recuerdo suyo y de todos los soldados de reemplazo caídos en acto de servicio. Estuvimos acompañado por los hermanos de Ángel y de todo el pueblo, ya que sus convecinos quisieron homenajear a este soldado, paisano suyo, que con 21 años dio su vida por la Patria en la antigua provincia española del Sahara. Se descubre una lápida en una casa donde viven los hermanos de Ángel, ya que la casa natal ha desaparecido con el paso de los años.

Comida de Hermandad en Lerma y vuelta al pueblo, pues por la tarde se iba a realizar la ofrenda de una corona en la tumba de Ángel. Dado el pequeño aforo del cementerio, algunos nómadas y vecinos quedaron fuera del recinto. El teniente general Álvarez Jiménez y María, hermana de Ángel, llevaban la corono que depositaron en su tumba. El acto fue muy emotivo pues la banda y música con sus vibrantes compases y el piquete con sus salvas de ordenanza, dieron un aire militar y solemne al acto, dando prueba de que la Patria nunca olvida a sus hijos más queridos. Hubo también unas sentidas palabras por parte del Alcalde de Quintanilla y del general Íñiguez. Ya de anochecida, en el palacio de Capitanía, el nómada César Goas impartió una conferencia sobre las Tropas Nómadas, seguida con sumo interés por los asistentes a ella.


Hay que resaltar que en todos los actos estuvimos acompañados por el Jefe de la Fuerzas Pesadas y Comandante Militar de Burgos, general Alcañiz, así como de los coroneles Delegado de Defensa, jefe de Estado Mayor, jefe de Acuartelamiento y teniente coronel de Relaciones Públicas, a los que desde aquí le agradecemos su presencia y las facilidades que dieron para el desarrollo de los actos programados. Igualmente, hay que agradecer la dedicación y el empeño de nuestro Delegado en la región Norte, Juan Manuel López Ortega que, con su trabajo y esfuerzo, facilitó todos los trámites en Burgos, ayudo al montaje y desmontaje de la exposición fotográfica y tuvo un continuo contacto con la Residencia para resolver todos los cambios que los nómadas efectuaron a última hora.

El día 8 se inicia con un acto en el acuartelamiento de Diego Porcelos, sede del Cuartel General de las Fuerzas Pesadas, donde se homenajea a los soldados de reemplazos y se da el nombre de Ángel Moral Moral a un edificio multiusos del Acuartelamiento recién inaugurado. Hubo unas palabras de agradecimiento por parte de la hermana de Ángel, seguido por el general Valencia recordando la figura de Ángel Moral y el compromiso de la Hermandad de Veteranos de Tropas Nómadas con aquel soldado burgalés que cayó durante el desarrollo de una patrulla en el desierto del Sahara; como colofón, el general Alcañiz, cerró el acto de homenaje a todos los soldados de reemplazo que dieron su vida por la Patria. Marchamos al palacio de Capitanía, en cuyas dependencias está ubicado el Museo Militar de Burgos, donde sus hermanos depositan algunos recuerdos de Ángel. A las 12,30 horas, en la pequeña plaza ante Capitanía, acto de homenaje a la bandera. Forma un piquete compuesto de escuadra de gastadores, música y sección de tropa de la guarnición, que da novedades al teniente general Álvarez que revista la formación. Se iza la bandera de España a los acordes del Himno Nacional, oído con respeto y silencio por los asistentes  y todos los burgaleses que nos acompañaron en este acto. Posteriormente se realiza el simulacro de un relevo de guardia en el palacio, se retira el piquete y la música nos deleita con diferentes piezas militares. Los aplausos de los asistentes fueron calurosos, nutridos y afectivos; los nómadas nos sentimos acompañados, respetados y queridos por este pueblo castellano duro, patriota y valiente que tantas virtudes atesora y que tantas glorias ha dado a la Patria.

Con esta ceremonia, finalizaron los actos en honor del soldado Ángel Moral Moral, fallecido en el Sahara en acto de servicio y que sus compañeros de la Agrupación de Tropas Nómadas del Sahara le recuerdan con admiración, cariño y respeto. Hubo una comida de Hermandad en la Residencia Militar, terminada ésta y, como siempre decimos, cada nómada se marchó a su grara para seguir cuidando de su familia y de sus camellos.



Joomla templates by a4joomla