Ha fallecido nuestro nómada Jaime García-Trejo Oltra, Delegado de la Zona de Levante, de la Hermandad de Veteranos Tropas Nómadas del Sahara. Biznieto, nieto, hijo y padre de militares.

Rafael Molero

El día 8 de Abril ha fallecido en Valencia nuestro amigo, compañero y nómada Jaime García-Trejo Oltra.

Fundó del Club Orientación Alpera y ha sido miembro del club GODIH desde hace muchos años, ha sido pieza clave en el desarrollo del deporte de la orientación en Albacete.

Promotor de las actividades llevadas a cabo en Alpera, además de cartógrafo de los mapas “La Mejorada”, “Pozo de la Nieve” y “Monte Pinar” donde se disputó la última prueba del Circuito Escolar de Albacete.

Falleció a los 74 años a causa de un infarto, Jaime García-Trejo Oltra, del Club Godih, Presidente de la Junta Electoral de la FEDO en 2012 y Secretario de la misma en 2016. Un gran colaborador enamorado de este deporte, que nos deja una profunda huella en el recuerdo.

Dedicó su vida al servicio de España. Coronel de Infantería, XXIII promoción de la Academia General Militar.

Según consta en el atículo publicado por el periódico Levante de fecha 11/04/2017 y firmado por Basilio Trilles:

Desde principios del siglo XIX los García-Trejo constituyen una dinastía castrense cuyas raíces hay que buscarlas en la población albaceteña de Alpera. Una de las calles principales del municipio lleva el nombre del general García-Trejo del Campo, donde la familia, arraigada en València, tiene la casa solariega. Jaime, para mí siempre será el tío Jaime, recibió lo mejor de la esencia de la milicia de la mano de su padre, Juan García-Trejo Garibaldi, teniente coronel de Caballería, cuyo sentido del servicio de las armas le llevó a atesorar una única condición: la de soldado. También de su padre, distinguido varias veces en combate, aprendió que la paz es el mayor anhelo del auténtico militar. Valores que ahora llevan a gala sus hijos: Jaime, comandante de Estado Mayor y Carlos, capitán de Transmisiones. Valores, que, seguro, heredará alguno de sus nietos, de seguir la tradición familiar.

Recuerdo una fascinante tertulia de sobremesa con Jaime, en la que me reveló las convicciones que le transmitió su progenitor, basadas en el sacrificio, el honor y la entrega. Emocionado confesó que siempre intentó inculcarle la virtud de la humildad, que es la cualidad de los grandes hombres. Con no menos emoción escuché sus vivencias de los primeros años de teniente, destinado en una unidad la Agrupación de Tropas Nómadas del Sáhara, con base en Smara, donde vivió intensamente las labores de vigilancia y protección de la población civil, en un territorio tan inhóspito como bello. En la actualidad formaba parte activa de la Hermandad de Veteranos de los Grupos Nómadas, junto a un amigo mutuo: el general Fernández-Aceytuno, autor de varias publicaciones sobre el que fuere territorio español, destacando el libro «Ifni y Sáhara, una encrucijada en la historia de España».

La experiencia del Sáhara la llevaría siempre como una lección de vida, que le hizo amar los espacios abiertos, respirando al aire libre, rodeado de la naturaleza, fomentando una de sus pasiones: las carreras de orientación. Hasta el día de su fallecimiento colaboró decididamente con la Federación Española, organización de la que fue presidente y secretario de la Junta Electoral. En Alpera fundó el Club de Orientación y realizó notables aportaciones al municipio, tales como la confección del callejero y la cartografía de los mapas de La Mejorada, Pozo de la Nieve y Monte Pinar.

El pasado sábado por la mañana, un infarto acabó con la vida de Jaime, a los 73 años. Una vida llena de proyectos, compartiendo ilusiones de futuro con su familia, de la que era verdadera alma y guía. Muchos hemos quedado tocados por tan inesperada pérdida, la de un oficial y caballero, que siempre fue ejemplo como ser humano. Desde estas apretadas líneas el más afectuoso beso, también de Carmela, a su querida esposa Mariana. Inteligente, culta y siempre discreta, fue el más valioso apoyo del ya recordado coronel García-Trejo. Otro beso para los hijos: Jaime, Carlos, Rosario y Elena.

Jaime, como dice tu sobrina Carmela (cuánto te quiere), hasta que nos encontremos en el ineludible peregrinaje por el infinito de alfa y omega. Seguro que, al igual que hasta ahora, sabrás orientarnos. Descansa en paz, hombre de bien.

En la Hermandad de Veteranos Tropas Nómadas del Sahara, aportó su inestimable apoyo y buen hacer, ejerciendo activamente sus responsabilidades como Delegado de la Zona de Levante.

D.E.P.

Joomla templates by a4joomla